sábado, 6 de abril de 2013

Cine-Crítica: Looper . Un dilema moral y una máquina del tiempo

LOOPER (2012) USA
Looper
Director: Rian Johnson.

   En 2005 un director novel de cine llamado Rian Johnson realizó Brick, un curioso thriller policiaco ambientado en un instituto de California con el cual dio algunos brochazos de buen cine con ingenio y estilo, pero que bajo mi parecer acusaba altibajos en varias fases del largometraje, en parte haciendo honor a su título, y con algún que otro personaje poco creíble. En definitiva, un homenaje en clave “gafapasta” a aquellas viejas películas de los 40 con Humphrey Bogart interpretando a personajes de novelas detectivescas de Chandler o Hammett.
   Looper, es un film de ciencia-ficción que se desarrolla en el año 2074 donde los asesinatos están prohibidos, y las mafias capturan a sus víctimas que son enviadas a través de una máquina del tiempo al pasado, año 2044, donde los loopers, un gremio de sicarios, se encargan de eliminarlas y desahacerse inmediatamente de los cuerpos.
   Con esta premisa aquí el director sí que lo borda. Tras un segundo visionado de Looper aprecias aún más los detalles de una película con una puesta en escena y una fuerza visual como hacía tiempo no se veía en el cine. El realizador se toma su tiempo en introducirte en la historia de viajes en el tiempo, sí, pero dosifica ejemplarmente las escenas de acción con constantes elementos de la ciencia-ficción (la máquina del tiempo, los localizadores, los vehículos voladores, además de un mundo deshumanizado característico del cine de género) sostenidos por un magnífico guión que no deja de sorprenderte constantemente, y por ello es aconsejable no desvelar demasiadas situaciones para quien no haya tenido ocasión de verla. Con Looper se vuelve a demostrar que una vez más la ciencia-ficción es uno de los mejores vehículos cinematográficos como entretenimiento, pero también una excusa perfecta para trasladarte a otras épocas y lugares imaginarios, y el ámbito ideal para reflexionar sobre las miserias de la condición humana y crear paralelismos con los problemas de la sociedad actual.
   Aquí los efectos especiales están al servicio de la historia y no al revés, no hay apabullantes escenarios, ni falta que hace, muy al contrario en ocasiones el paisaje es árido y las ciudades convencionales, que a priori serían elementos poco propicios para ambientar una peli futurista, pero es precisamente ese sello peculiar de ambiente urbanita y rural lo que la hace especial. También tiene elementos fatalistas del cine negro, pero me atrevería a decir que todavía debe más del western en cuanto a lo que de dilema moral y familiar tiene, como lo tenía en su momento Raíces Profundas (1953).

   La fotografía y el montaje son grandiosos y además en el último tercio hay una de las secuencias más impactantes del cine de los últimos años. Si además de todo cuenta con un actor como Bruce Willis, que solo con su poderosa presencia llena la pantalla, a su réplica joven, Joseph Gordon-Levitt, perfecto en el papel de asesino a sueldo y que ya destacó en Origen (2010), y además a la estupenda Emily Blunt, la fórmula resultante tiene que ser notable. Looper me ha impactado y se ha hecho un hueco en mi memoria. (8/10)

   Dedicado a Santi, por su brillante iniciativa del blog y por los buenos ratos que pasamos hablando de cine y basket.

Fernando Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada