sábado, 28 de diciembre de 2013

SAYONARA BABY (by Santiago Abad)

SAYONARA BABY

     

   
En el momento actual que todos los aficionados al basket disfrutamos con el Real Madrid, se escuchan desde todos los ámbitos las virtudes de hombres de la plantilla como Nicola Mirotic, jugador con una progresión imparable, Sergio Rodriguez, cuya explosión en su juego es indiscutible, de la incorporación al equipo de Bourousis cuya aportación a dado solidez al juego interior........, pero con este artículo quiero poner en primera fila al jugador que en mi opinión, es el ejemplo y el alma de esta plantilla: Rudy Fernández. 
     El jugador mallorquín, que después de una breve incursión en el equipo blanco en el año 2011 a causa del "lockout" en la NBA, aterrizó definitivamente la temporada pasada con estatus y salario de estrella. Es un hombre que por su calidad podría anotar 25 o 30 puntos por partido sin despeinarse, pero en su cabeza prima la idea de la importancia del significado "equipo", y la anotación personal no le preocupa en exceso. En pista es una fiera; anota, rebotea, defiende, roba balones......podríamos decir que es un jugador total. A todo esto hay que añadir que desde el 2010, año en el que empezó a sufrir problemas con su espalda y que desembocaron en una intervención quirúrgica en Diciembre de ese mismo año que le tuvo apartado varios meses de la competición, se ha ido transformando en jugador que sabe sufrir, duro, rocoso, que no huye el contacto. ¿Cuántas veces hemos visto a Rudy volar a por un balón imposible dándose un golpe tremendo y volviéndose a levantar? ¿Cuántas entradas al aro con riesgo físico, cuantos bloqueos duros se ha tragado sin pestañear? Siempre vuelve. Su espalda se resiente en numerosas ocasiones, pero siempre vuelve. A aprendido a convivir con el dolor y en los partidos nunca se esconde. Sufre, cae, se golpea, le golpean, pero siempre vuelve.
     Supongo que todos os acordaréis de Arnold Schwarzenegger en su papel de ciborg modelo T800 en Terminator cuando se giraba a cámara con mirada desafiante y decía "VOLVERÉ". Ese es Rudy Fernández.
Sayonara Baby.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada