viernes, 1 de noviembre de 2013

Cine-crítica: Ronin

Viernes, 1 de noviembre de 2013

REPOSICIÓN

Trepidante thriller a la europea con De Niro y Reno

RONIN
(1998) USA/GBR
Ronin
Director: John Frankenheimer (122 min.)



     El norteamericano John Frankenheimer (1930-2002) dio sus primeros pasos en la dirección durante la primera mitad de la década de los 50 realizando episodios para la televisión. Su debut para la gran pantalla llegó con Un joven extraño (1957), protagonizada por James MacArthur. En 1998 con Ronin recuperó la buena reputación perdida durante dos décadas y que tuvo merecido reconocimiento en los 60, encadenando algunos magníficos thrillers de intriga como El mensajero del miedo (1962), Siete días de mayo (1964), El tren (1964) o Plan diabólico (1966).

     El argumento de Ronin se centra en un grupo de asesinos a sueldo que se reúne en algún lugar de París sin saber para quien trabajan, limitándose a cumplir la orden de capturar una  valiosa maleta la cual persiguen también varias organizaciones internacionales, e ignorando en todo momento el contenido de la misma o cual es el objetivo de fondo de su misión. Son el equivalente a los samurais sin amo ni honor en el Japón feudal denominados “Ronin”, aquí expertos en operaciones de riesgo en la vieja Europa.

     Siempre es agradable el recuperar una película de buen recuerdo y ver que no ha perdido ni un ápice del interés con el que la viste por primera vez. Este es el caso de Ronin, en la que se aprecia desde el primer momento que Frankenheimer, su director, era un consumado realizador con gran oficio, que movía la cámara de manera sorprendente para crear con ella la máxima tensión en los espacios cerrados y además las espectaculares escenas de acción de las persecuciones en coche son de una minuciosa planificación. Merece en este aspecto destacar los escenarios del film y la espectacularidad de las excelentes localizaciones en territorio francés de la Costa Azul y Paris, y la estupenda fotografía de Robert Fraisse.

  J.D. Zeik y Richard Weisz, que no es otro que David Mamet utilizando pseudónimo, son los autores del guión con una trama bien construida y centrada en ese grupo de mercenarios entre los cuales nadie se fía del que tiene al lado, todos en busca de esa preciada maleta. Son esa clase de tipos antes militares o agentes secretos, que después de la Guerra Fría han tenido que cambiar su modus operandi dedicándose a trapichear con organizaciones criminales o diversos gobiernos.

     El film pierde algo de fuerza e interés en su última media hora, pero ni una pega más a una película de factura impecable. Cuenta con un estupendo reparto internacional encabezado por Robert De Niro, un buen Jean Reno, unos estupendos secundarios como Sean Bean o Natascha McElhone, y la aparición de lujo del gran Michael Lonsdale, luciéndose en una relevante escena. Ronin es un trepidante thriller rodado con cierto clasicismo, acción y toques de aquel buen cine polar francés de los 60, y por si fuera poco cuenta con un De Niro en plena forma. Ha merecido la pena recuperarlo. (7/10)



      Fernando Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada