viernes, 18 de abril de 2014

Imagen: El hombre de las mil caras

En los estudios Universal, James Stewart y Orson Welles abandonan los sets de rodaje de La última bala y Sangre en el rancho, respectivamente, para trasladar los mejores deseos a James Cagney en el inicio de la producción de El hombre de las mil caras (Joseph Pevney, 1957).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada